25. sep., 2017

Ámame cuando menos me lo merezca

"Cuidame, que soy pequeño y me cuesta entender que  mis reacciones te saturan. Creéme, si me porto mal es que también estoy saturado y no sé gestionarlo.   
No me grites, aunque llegues a tu límite, porque el grito aleja nuestros corazones y me siento aún más desprotegido.  
No me subestime por no saber expresar mis emociones, pues si te fijas en los mínimos detalles, allí está un pedido de ayuda que aún no sé traducirlo. 
No me compares con otros niños, aceptáme como soy y entonces conocerás la belleza de mi interior que tú incomprensión no te deja ver. 
No te preocupes por el juicio de los demás, porque las reglas no funcionan para todos y para mi es aún más difícil comprenderlas. 
No hagas comentarios negativos acerca de mí para otras personas, no logro ser comprendido por los demás y al sentirme señalado, me voy anulando poco a poco.
Perdona si no puedes ir a eventos sociales conmigo, en realidad sólo necesito algunos momentos de tranquilidad para poder ser algo sociable. 
Experimento la vida cotidiana de una manera distinta, pero si me ayudas a crecer en ello, Puedo Ser Increíble".

Los niños Altamente Sensibles ni siempre son semejantes en el momento de conocer, definir y expresar sus emociones. Algunos consiguen identificarlas y expresalas desde temprana edad, mientras que otros pueden encontrar una dificultad inmensa en hacerlo. Con el primero, identificada la emoción, es más fácil tratar de ayudarle a lidiar con ella, mientras que el segundo requiere un trabajo duro de observación y estrategias de diálogo para ayudarle a conectarse con lo que siente, que es el primero paso importante para aprender a gestionar su emocionalidad. Mientras él no consiga manifestar la raíz de sus emociones puede convertirse en un niño conflictivo y de temperamento fuerte.

"Detrás de una mala conducta siempre hay una emoción que él no consigue expresar".

Aqui os dejo algunos tips que puede ayudar a evitar las situaciones de saturación y para que le ayude a conectarse con sus emociones:

1) La prevención es la mejor medicina: Siempre está la estrategia de prevenir, o sea, evitar situaciones en que tu hijo actúa con agresividad y a la mínima señal de una explosion, remediarlo.

2) Un armario confortable: si tu hijo es de los que se suele quejar por las etiquetas o costuras de las ropas, es importante tratar de ventilar el armario de prendas que no son cómodas, evitando así que él salga de casa y se sienta incomodado en la calle/colegio, llevándole a un estado de saturación inconsciente.

3) Establecer rutina: Son niños que necesitan tener una rutina y ser informados de ella al principio del día, cuando posible: las actividades, los compromisos...y todo lo que surja de excepcional estaria mejor si pudieras comunicarlo con antelación: "Hoy por la tarde viene la abuela", "pasaremos por el super después del colegio"

4) Relajación: A poder ser, incluir algun ejercicio de relajación en la rutina: ejercicios de respiración, un pequeño paseo por un parque, el contacto con animales de estimación, visitar la biblioteca del pueblo...llegar a casa y poder estar tranquilo, centrado en algo que le ayude a expresar sus emociones: pintando, escuchando música, bailando o leyendole un cuento.

5) Frenar los estimulos: Vivimos en un mundo donde cada vez más intentamos mantener los niños estimulados en un exceso de actividades. Para un niño PAS, este estilo de rutina es desgarradora y abrumadora. Evitar que el niño esté sobre-estimulado, sea con extraescolares, muchas horas de ocio en el parque con otros niños y excesos de celebraciones sociales. Es muy importante darle espacio para estar solo. Los momentos de soledad es una necesidad basica para que un niño Altamente Sensible consiga equilibrar su sentir. 

6) Diálogo: Generalmente, un niño que no consigue expresar sus emociones, no suele hablar mucho con relación a sus experiencias cotidiana. Eso dificulta la asociacion de su estado emocional con lo que ha vivido, por ello es muy importante que él hable acerca de su día en el colegio, donde él pasa la mayor parte del tiempo y donde absorve muchos  y distintos estimulos emocionales.  Si quieres recibir las preguntas claves que te ayudaran en este proceso de comunicación con tu hijo, deja tu contacto en los comentarios o escribame  y tendré el placer de enviártelas
cristina@kidscoaching.es

Soy Cristina Santos, coaching infantil, para padres y maestros, con especialidad en Alta Sensibilidad.